Belleza

Blog de Actitudfem Idea guardada 71 veces
La valoración media de 490 personas es: Muy buena

5 errores que todas cometemos al ponernos perfume


Fuente: Pixabay


Uno podría pensar que usar perfume es lo más simple del mundo: solo rocías y listo, pero en realidad, tiene mucho más chiste que solo eso.

La colocación correcta de una fragancia depende por completo tanto del entorno en el que se guarda, como del atuendo al que se agrega, así que si no lo sabías, aquí te dejamos los errores más comunes que cometemos al momento de ponernos perfume y cómo evitarlos.

No lo frotes cuando lo pones en tus muñecas


 Ese hábito de aplicación casi inconsciente de reciar un poco olor en las muñecas y luego frotarlas antes de ponerlo en el cuello es realmente muy malo. ¿Por qué? La fricción creada al frotar calienta la piel, la cual produce enzimas naturales que cambian el curso del aroma. Las más afectadas son las notas altas y medias, junto con el periodo de secado o el último y más prolongado periodo de despliegue de su fragancia.

 Para preservar la integridad de la fragancia (y también para asegurar que dure más tiempo sobre tu piel), rocía ambas muñecas ligeramente, deja que el líquido se fije y luego no hagas absolutamente nada.

 El entorno es clave


 Cuando se trata de almacenamiento, el perfume es casi como un organismo vivo: es extremadamente sensible a los cambios ambientales. Los cambios de temperatura desencadenan reacciones químicas inesperadas dentro de los ingredientes naturales del perfume y, por lo tanto, lo envejecen más rápido.

 Así que dejarlo dentro del baño o bajo los rayos del sol puede afectar los aromas. Sorprendentemente, el mejor lugar para almacenar fragancias es la caja en la que vino originalmente, y a temperatura ambiente.

 Los mejores perfumes vienen en empaques pequeños


 Precioso como es, el perfume debe consumirse a un ritmo rápido. Mantener una botella medio usada en su estante le permite al oxígeno descomponer lentamente las moléculas del aroma, alterando su composición.

 Así que lo mejor es uqe elijas los empaques más pequeños (en el rango de 2.4 a 1.2 mililitros) porque pueden permanecer frescos por hasta tres meses.

 Si solo hay una presentación de gran tamaño, suponiendo que tiene un tapón de rosca o tapón, puedes decantar el líquido en frascos más pequeños o meter tus fragancias medio vacías en el refrigerador para mantener su aroma.

 Sintético no es una palabra mala


 Aunque la idea de perfumes totalmente naturales suena genial, no siempre existe. Por ejemplo, las notas más popular, como el almizcle, aporta suavidad al aroma y mejora su rastro, pero hay otros que no y que necesitan ser recreados con una mezcla de moléculas sintéticas.

 Aunque algunos de los mejores perfumistas han utilizado una mezcla de moléculas naturales y sintéticas desde finales del siglo XIX, hoy en día, las organizaciones sanitarias controlan y prueban estrictamente las creaciones químicas. Así que una mezcla de aceites esenciales, absolutos e ingredientes hechos por el hombre aseguran el aroma de la más alta calidad.


Cuando dudes, usa tu cabeza (o tu cabello)
 

Dónde pones perfume también importa. No lo cubras con tu ropa, mejor aplícalo en las áreas expuestas al aire: los puntos de pulso del cuello y las muñecas o los codos internos, si estás usando una blusa sin mangas.

 La única excepción es que, si estás en un clima intensamente caluroso, entonces es mejor no aplicarlo directamente en tu cuerpo. La alternativa elegante es rociar ligeramente tu cabello, bufanda o pareo.
Fuente: este post proviene de Blog de Actitudfem, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos