El blog de Dulkia Idea guardada 17 veces
La valoración media de 60 personas es: Muy buena

Tinte natural

Para tapar esas canas o mechones grises que ya empiezan a salir y que a muchas de nosotras no nos gusta tener, y para hacerlo de modo natural que no se estropee el cabello, y de paso reciclar cosas que tengamos en casa (así matamos dos pájaros de un tiro), yo he hecho lo siguiente:

En medio vaso de agua escaso he puesto una cucharada de café descafeinado molido que no gastábamos nunca y estaba ya caduco, y una cucharada de té negro. Se deja hasta que hierva y se deja reposar tapado hasta que se enfríe (debe quedar muy saturado). Se puede utilizar cualquier planta que deje el agua oscura, aunque realmente el té negro es el ideal.

Una vez frío se cuela y se pone en un tarrito o botecito. Se puede utilizar tal cual, pero a mí se me ocurrió otra cosa para que quede más fijo en el pelo y es que también tengo un botecito de povidona yodada que se caducó, y ya pensaba mandarlo a la farmacia para que lo reciclaran, pero de repente pensé que eso suele dejar una mancha en la piel difícil de quitar, así que le puse una gota a la infusión y así dura más tiempo el color que queda.

Luego se coge un pincel o brochita, se moja en el líquido y se va pasando por todas las zonas del cabello que queremos oscurecer. Se deja secar sin enjugarlo con nada, y una vez seco, se puede una peinar con un cepillo o peine, ya que se queda el pelo un poco tieso, pero en cuanto se peina queda completamente natural y flexible.

Garantizado que queda bien, todos los que me ven se quedan asombrados de lo bien que disimula las canas o zonas grises, queda de un marrón suave. Si es para un pelo negro, no serviría, porque tan oscuro no se puede conseguir, aunque sí le puede servir como mechas más claras.

Esto suele durar hasta el siguiente lavado, y normalmente no se va del todo, pero en general hay que volverlo a poner. Yo guardo el tarrito en el frigorífico y me sirve para varias semanas sin estropearse. El día en que tenga todo el pelo lleno de canas, haré mucha cantidad y lo pondré en una cacerola, y meteré todo el cabello dentro para que se empape bien, aunque luego habrá que ingeniárselas para que no chorree por toda la casa envolviéndolo en una toalla, pero sin escurrirlo demasiado para que se quede la mayor cantidad posible en el cabello.

Para quien piense que luego se va a quedar el olor del café en el pelo, pues la verdad es que no queda olor cuando se seca, salvo que uno expresamente ponga la nariz en la cabeza, pero aún así no queda mucho olor y menos según vayan pasando los días. Si alguien lo quiere algo más rubio le puede añadir un poquito de manzanilla, pero en general no hace falta, pues el color no es muy intenso.


 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos