comunidades

Reconstrucción capilar: pros y contras

 
Imagen 0


(Imagen: L'Oreal)

Ya sabemos que el cuidado del pelo es una de las cuestiones que más os preocupan. Y es que no es para menos, un pelo bonito es la mejor carta de presentación, además, consigue potenciar la belleza natural de cada una, mejorar nuestra presencia, aportar estilo según el corte...

Para conseguir un resultado perfecto, desde luego hay que tener en cuenta la hidratación, el encrespamiento, la sequedad... cuestiones tratadas gracias a la Reconstrucción capilar.

Si tienes un cabello rebelde, con puntas abiertas y quieres acabar con el frizz, no te lo pienses. Este procedimiento químico consigue reparar el pelo, devolviendo su sedosidad y otorga un aspecto liso como si de una permanente se tratase.

Imagen 1


(Imagen: Garnier)

Pasos:
1. Se lava el cabello con un champú que hidrata y nutre en intensidad. De esta forma el tratamiento será mucho más efectivo y penetrará con mayor facilidad.

2. Tras retirar el exceso de humedad, se aplica una mascarilla densa de la raíz a las puntas que se deja actuar durante unos quince minutos. 

3. A continuación tiene lugar la parte esencial del proceso. Una plancha de infrarrojos aplicada por todo el pelo, incidiendo especialmente sobre las puntas, consigue el resultado final.

4. Se aclara y peina al gusto.

Imagen 2


(Imagen: Schwarzkopf)

A tener en cuenta:
- Como todos los tratamientos de este tipo, los efectos de la Reconstrucción capilar sólo afectan al cabello sobre el que se aplica, es decir, el pelo nuevo que vaya naciendo tendrá sus propiedades originales.

- Si decides hacerlo tú misma, recuerda que extender la mascarilla de manera uniforme es esencial y debe aplicar lo más cerca posible del cuero cabelludo.

- Además, debes controlar el tiempo que el producto permanece en tu cabeza o el exceso dañará tu cabello, volviéndolo frágil, quebradizo o, incluso, provocando rojeces y alergias.

- Para que los resultados sean perfectos, se recomiendan tres o cuatro sesiones.

- A posteriori, evita utilizar planchas, tenacillas o secadores y no apliques ningún otro tratamiento químico durante al menos seis meses.

- Por supuesto, recomendamos acudir a un especialista para conseguir nuestro objetivo de manera efectiva y sin dañar el cabello.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos