comunidades

Cuidados de la piel a partir de los 30

Empieza a prevenir para que tu piel esté joven más tiempo

Es a partir de los 30 cuando el cutis empieza a reflejar el paso del tiempo en forma de líneas de expresión. Las primeras en salir son las patas de gallo y las arruguitas de alrededor de la boca, que se acentúan en las personas que fuman. Es importante empezar a tratar estas arrugas ahora que no son profundas, pues luego será más difícil hacerlas desaparecer.

Como a cualquier edad, resultan imprescindibles: una buena alimentación, limpieza e hidratación diarias y protección solar, pero además, debemos empezar a añadir otros extras en función de las necesidades de nuestra piel. El ritmo de vida a los 30 suele ser muy intenso (trabajo, casa, niños, vida social...) y la piel no se recupera igual que a los 20, por lo que hay que intentar descansar lo máximo posible y centrarse en prevenir el envejecimiento de la piel.

Entre los productos cosméticos que toda treintañera debería tener en su cuarto de baño, se encuentran: un desmaquillante o limpiadora (puede ser en gel, en leche o en crema, lo importante es que se use todos los días, por la mañana y por la noche); un tónico que ayude a cerrar el poro tras la limpieza y aporte luminosidad; una hidratante con SPF para el día (puede ser con color, antiarrugas... según el tipo de piel, pero es imprescindible la hidratación y la protección solar todas las mañanas); una crema nutritiva para la noche y un contorno de ojos, que tratará las primeras arrugas de la zona. En la imagen: línea Age Prevention, específica para treintañeras, de Comodynes, incluye: cremas para el día con SPF, contorno de ojos y serum energizante. Leche desmaquillante de Clarins.

Luego, según el tipo de piel y nuestras necesidades cutáneas, podemos utilizar otros productos extra. Por ejemplo, las pieles grasas suelen tener menos arrugas que las secas, pero a cambio tienen que controlar los brillos, liberar los poros de impurezas y combatir el tono apagado. Para controlar los brillos que aparecen a lo largo del día, lo mejor es utilizar un serum matificante debajo de la hidratante, como el fluido ultra matificante de Clarins. Para eliminar las impurezas hay que usar un exfoliante una vez a la semana, como el de la imagen de Clarins y realizarse una limpieza de cutis dos veces al año. Para combatir el tono aparagado, recurriremos a cremas nocturnas regenerantes con vitaminas: Youth Sourge Night de Clinique retrasa el envejecimiento de la piel y la llena de energía y vitaminas.

Las pieles secas, a partir de los 30, sufren más la aparición de las primeras arrugas y también algo de pérdida de firmeza. Estos problemas conviene tratarlos por la noche, que es cuando la piel está más receptiva. Multi Active Nuit Creme de Clarins, favorece la renovación celular y borra las primeras arrugas. También se debe usar un exfoliante, aunque ha de ser suave para no irritar la piel, (en la imagen, Gentle Exfoliator de Clinique.) Por último, si tenemos manchas oscuras en la piel, seguramente sean por culpa del sol. Podemos acudir al dermatólogo si son muchas o muy grandes, él nos recomendará alguna loción o tratamientos con láser. Si son pocas y recientes, podemos tratarlas con el suero antimanchas Even better clinical de Clinique que además iguala el tono de la piel.



Imágenes: Clarins, Clinique y Comodynes.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos