comunidades

Causas, remedios y trucos para unos labios perfectos

Una bonita sonrisa es en lo primero que nos fijamos nada más conocer a una persona. En ocasiones, unas labios agrietados pueden ser una gran molestia debido al dolor que causan las grietas. Por eso hoy os traemos un post en donde os explicaremos las causas de los labios resecos, cómo tratarlos y trucos para que estén perfectos. 



Antes de comenzar con el tratamiento debemos saber las razones por las que nuestros labios están agrietados o resecos. 

- Una exposición a bajas temperaturas con vientos fríos y secos como es la nieve.

- Al contrario, una gran exposición al sol. La piel de los labios es sensible a los rayos solares por lo que en verano suelen presentar quemaduras o grietas si no los protegemos. 

- Una deshidratación. Es probablemente una de las causas más frecuentes. Y es que si el cuerpo no recibe agua tiende a perder elasticidad y resecarse la piel.

- Relacionado con el anterior, una gran ingesta de alcohol también puede ser el causante debido a la deshidratación que provoca en el organismo. Y si después no bebemos el agua suficiente para regenerarlo, puede ser un problema. 

- Otra de las causas más frecuentes y que pocos saben que puede ser debido a una mala digestión o una reacción alérgica. Existen ciertos alimentos que pueden originar irritación en los labios. 

- La falta de vitaminas como la A,B,C y E que son las esenciales para mantener la buena hidratación de la piel, puede hacer que nuestra boca se agriete.

- Fumar demasiado o un gran abuso de chicles también es un causante. Cualquier contacto que haya sobre nuestros labios durante una gran cantidad de tiempo es malo. 

- El hábito de chuparse los labios. Muchas sufren nada más hacerlo la sensación como que están más hidratados. Sin embargo esto es temporal, ya que cuando se evapore esa saliva, se resecarán más. 



Una vez que ya hemos visto las causas, pasamos con los tratamientos para evitarlos o fortalecer nuestros labios. 

1. Miel y azúcar moreno

Ingredientes:

- Una cucharada de miel

- Una cucharada de azúcar moreno 

Una mascarilla y exfoliante a la vez. Mezclamos ambos ingredientes hasta conseguir una pasta medianamente homogénea con una textura bastante densa. Después de esto, lo aplicamos sobre los labios con un pincel o la mano.

Para exfoliar los labios, tenemos que hacer movimientos circulares con el dedo anular. También podemos ayudarnos con el cepillo de dientes. Una vez que hemos terminado, dejamos que la mascarilla actúe durante unos 20 minutos. Retiramos con agua tibia, ¡y listo! 



2.  Aceite y azúcar moreno

Ingredientes:

- Aceite de coco o aceite de oliva y aceite de almendras

- Azúcar moreno

Similar al anterior, debemos mezclarlos hasta que quede pastoso. Nos lo aplicamos en los labios en movimientos circulares. Cuánto más fuerte lo hagamos, más intenso exfoliará. Enjuagamos con agua tibia y después pasamos un poco de aceite de almendras para hidratar la boca al máximo. 



3. Menta, aceite de oliva y vaselina 

Ingredientes:

- 1 cucharada de hojas frescas de menta
- Aceite de oliva
- 1 bote de vaselina

Mezclamos la menta con el aceite de oliva y dejamos que repose durante 3 días. Después, colamos el preparado y lo unificamos con nuestro hidratante labial habitual hasta formar una pasta homogénea. Guardamos el bote y lo aplicamos cada vez que notemos nuestros labios secos. 

4. Aguacate, manteca de cacao y aceite de oliva

Ingredientes:

- 1/2 de un aguacate bien maduro
- 1 cucharada de manteca de cacao
- 1 cucharada de aceite de oliva

Dejamos la manteca de cacao a temperatura ambiente hasta que alcance una consistencia similar a una pomada. Después, machacamos el aguacate y en un recipiente lo mezclamos junto con el aceite de oliva. 

A la unión ya obtenida, le añadimos manteca de cacao hasta que todo quede bien compacto. Aplicamos la mezcla sobre los labios y dejamos que actúe durante 15 minutos y finalmente lo retiramos con agua fría. 

5. Azúcar, miel, aceite de coco, colorante y sabor alimenticio

- Azúcar
- Miel
- Aceite de coco
- Colorante y sabor alimenticio

En un envase vacío echamos un par de cucharadas de azúcar, una de aceite de coco y otra de miel. Lo removemos muy bien, hasta que tenga una consistencia de pasta. Echamos un poco de sabor y el colorante. Cuando esté todo mezclado, lo podemos poner en un envase transparente. Y ya sólo queda ponérnoslo en nuestros labios



Y una vez visto los tratamientos, vayamos con el final del post: tips para que el labial dure más tiempo. 

1. Antes de pintarnos los labios, debemos exfoliárnoslos

2. Los hidratamos con un bálsamo, vaselina o aceite natural. 

3. Aplicamos un poco de corrector o una base para que se intensifique el color y dure más el labial. 

4. Usamos un delineador o perfilador. Es importante porque ayuda a definir los labios y no debemos olvidar rellenarlos.

5. Escogemos el acabado. Los colores mate duran más tiempo, aunque también son más resecos, y los que tienen brillos tardan poco en irse. 

6. Aplicamos el labial. La forma en que lo hacemos es importante. Usamos un pincel para evitar excesos.  

7. Debemos sellarlos. Podemos hacerlo con unos polvos translúcidos o de bebé. Ponemos un pañuelo en nuestros labios y con una brocha tomamos los polvos y nos lo echamos en los labios con el papel puesto. Si no tenemos papel, debemos aplicarlo con la brocha. 

8. Retirar el exceso, con nuestro dedo índice, lo metemos en la boca y todo lo que queda en él es lo que nos sobra. Así evitamos manchar nuestros dientes. 

9. Por último, iluminamos los labios con un color brillante y en el arco de cupido. Si usamos brillo, debemos tener en cuenta que disminuye la duración. 



Esperamos que os haya gustado el post. No dudéis en contárnoslo en redes sociales. 

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos