comunidades

Rutina de limpieza antiedad

Son muchas las personas que se empeñan en probar y acumular todo tipo de ungüentos antiedad con el objetivo de encontrar el producto perfecto, que no es otro sino aquel que consigue impedir o eliminar los estragos que el paso del tiempo provoca en la piel del rostro. Tan solo con pensar en el dinero invertido y en la cantidad de productos incompatibles con vuestro tipo de piel desperdiciados... ¡se nos pone el vello de punta!

Os vamos a revelar un secreto: conseguir una piel luminosa, firme, suave y tersa es mucho más fácil de lo que creéis y consiste, básicamente, en prestar especial atención a la limpieza diaria. Así es, nada de trucos ni fórmulas mágicas. Con un poquito de constancia y fuerza de voluntad (porque sí, todas nos hemos dejado llevar por la pereza más de una vez... y dos, seguramente), desmaquillando y limpiando perfectamente el rostro todos los días, lograréis retrasar el envejecimiento cutáneo y vuestra piel lucirá más bonita que nunca.

Desde FOREO os damos las claves para conseguir esa limpieza profunda perfecta y vencer a la pereza gracias a una ayuda inigualable: LUNA 2

Fuente: FOREO


Cuando hablamos de limpieza no nos referimos a lavar la cara con un poquito de agua y jabón y listo. Una limpieza antiedad debe superar la famosa 'prueba del algodón'. Es decir, una vez terminada, debéis pasar un algodón o disco desmaquillante y este debe permanecer impoluto. Esta es la clave. 

Sin embargo, sabemos que puede resultar complicado en determinadas ocasiones y que, aunque empecéis supermotivadas, poco a poco el cansancio, la rutina y esos planes que hacen que lleguéis un poco más tarde a casa podrán con vuestro ímpetu inicial y, posiblemente, terminéis por descuidar este aspecto. 

No os preocupéis, FOREO ha diseñado el cepillo limpiador facial que os ayudará a ser firmes en vuestro propósito y a conseguir una limpieza, más que perfecta, ¡sublime! 

Pero vayamos paso a paso...

Paso 1: desmaquillarse

En primer lugar, con la ayuda de un disco desmaquillante y un producto específico para ojos y labios, retirad tanto el eyeliner, como la máscara de pestañas y el labial. Si los productos que habéis empleado son de larga duración o resistentes al agua, entonces, tendréis que emplear un desmaquillante más potente. Realizad este paso con sumo cuidado. Posad los discos sobre los ojos sin arrastrar, dejad que el producto actúe durante un rato y deslizad con delicadeza para eliminar el exceso de maquillaje. Repetid el proceso tantas veces como sea necesario. Eso sí, recordad, con mucha suavidad

A continuación, aplicad leche limpiadora por todo el rostro con otro algodón o disco desmaquillante. Incidid en las zonas en las que tiende a acumularse la grasa -que son la frente, la nariz y la barbilla- o el maquillaje -en el cuello y el nacimiento del cabello-. 

Muchas personas terminarían su rutina aplicando un poco de tónico y una crema hidratante, pero ¿pasarían 'la prueba del algodón'...? La respuesta es negativa y, por supuesto, tampoco estarían combatiendo el envejecimiento. Para ello, el siguiente paso es esencial

Paso 2: LUNA 2 

Os presentamos el cepillo facial que ha venido a revolucionar la limpieza facial. LUNA 2 emite unas pulsaciones que reciben el nombre de T-Sonic y, además de ser perfectamente regulables en función de la sensibilidad de cada piel, gracias a su actuación en conjunto con los delicados filamentos de silicona de los que está dotada abre los poros y limpia en profundidad, llegando a eliminar, incluso, las impurezas que provocan la aparición de manchas en la piel.

No obstante, las bondades de este sistema de limpieza no se quedan ahí, utilizándolo habitualmente estaréis reduciendo la visibilidad de los poros y suavizando la piel, consiguiendo una textura sedosa como jamás habríais imaginado.

Veamos cómo se utiliza... 

Después de desmaquillar el rostro, humedecedlo, y también vuestro LUNA 2. Aplicad vuestro limpiador habitual y encended el cepillo limpiador facial, seleccionando una de las ocho intensidades que mejor se adapte a vuestras necesidades. Empezad por la barbilla y una mejilla, realizando movimientos ascendentes y circulares. A los 15 segundos las pulsaciones se detendrán, será el momento de pasar a otra zona: la mejilla contraria, la frente -del centro al exterior- y, reduciendo su intensidad al mínimo, ambos lados de la nariz. Apagadlo, aclarad y secad el rostro. 

Fuente: FOREO

Paso 3: hidratación    

Cuando hablamos de la importancia de limpiar bien el rostro no nos referimos únicamente a este hecho en sí, aunque está claro que si realizáis esta rutina de belleza todos los días ya conseguiréis resultados óptimos. El gran potencial de una rutina de limpieza antiedad comprende la preparación de la piel para que cualquier producto que apliquéis a continuación penetre y actúe como si se inyectara directamente en las capas que más lo necesitan.

Se acabó la acumulación incesante de cremas hidratantes y sérums, pues, si bien hay que invertir en artículos de calidad y, ante todo, especialmente indicados para vuestro tipo específico de piel, cualquier opción resultará muchísimo más potente y efectiva de lo que lo era hasta el momento. 

Beneficios de una rutina de limpieza antiedad

1. Elimina las células muertas y las impurezas que causan manchas en la piel.
2. Facilita la apertura de los poros para una limpieza profunda.
3. Disminuye la visibilidad de los poros y suaviza la piel.
4. Prepara la piel para que la aplicación de tratamientos posteriores sea mucho más efectiva.
5. Consigue una piel más limpia y radiante.
6. Potencia la textura sedosa de la piel.
7. Retrasa el envejecimiento y reduce los signos de la fatiga y el paso de tiempo. 

Conseguid la piel con la que siempre habéis soñado y combatid el paso del tiempo gracias al cepillo limpiador facial LUNA 2: ¡el método más efectivo contra 'la prueba del algodón'!
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos