comunidades

Como eliminé acné de mi hija


A veces se puede sentir uno bien con tan poco, unas flores o una piel sana.

Hola!!!!! ¿Qué tal estáis? Yo  muy contenta al ver que ya tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, el aire ya empieza a oler diferente y estoy impaciente por ver la ciudad iluminada. Bueno, que me voy y quiero centrarme en lo que nos interesa.
Para empezar os doy las gracias por los comentarios tan agradables que me dejáis siempre, es una gran recompensa leerlos y ver que de verdad os interesa lo que escribo, recibo tanto cariño que no me lo puedo creer.
Ayer os comentaba, al hablar de las toallitas que estaban probando mis hijos y sus amigos que mi hija tuvo un acné que nos costó mucho trabajo eliminar, pero al final, y tras bastantes momentos de desesperación, y combinando tratamientos por dentro y por fuera pudimos quitarlo.
Para empezar quiero hacer una aclaración, y es que voy a mencionar alguna marca de productos, pero este post ni es patrocinado, ni siquiera creo que nadie de esas marcas conozca mi existencia ni sepan que hago este artículo, pero el uso de estos productos, concretamente de un lote que luego explico, fue lo que nos dio el empujón final y eliminó totalmente el acné de mi hija y he investigado y veo que aún existe, aunque al parecer es algo más barato y hay dos tamaños, cosa que antes no había, pero el producto es el mismo y a nosotros nos resultó y por eso lo recomiendo, aunque quiero dejar claro que cada persona es un mundo y a lo mejor a otro no le sirve, yo voy a contar nuestra experiencia, y me enrollaré un poco para ir explicándolo paso a paso.
Mi hija empezó con acné bastante jovencita y yo no lo entendía porque en mi familia nadie lo tuvo nunca, algún grano sí, pero acné no, hasta que supe que uno de sus tíos lo tuvo de joven y quizás, solo quizás, eso la predispuso a padecerlo, no sé, el caso es que le tocó a ella.
Por otro lado lo que más me sorprendía era que mi hija tenía una vida sana, hacía deporte y comía bastante equilibrado, sin abusos, y sí que se lavaba la piel aunque claro, no con productos para acné pero no era un caso claro de malos hábitos sino de mala suerte, lo que hace que sea más difícil de quitar porque no hay demasiadas cosas que mejorar.
Tengo que decir que su caso no era terriblemente exagerado, pero tenía bastante acné en frente, nariz y en el borde de la cara, casi hasta las mejillas.
Antes de dar con la solución que luego os diré la llevé a una dermatóloga para que me orientará y ella le recomendó unos productos que al principio fueron bien, Peroxiben al 10%, un gel limpiador que tenía que usar por la noche y una crema para poner encima de los granitos que también usaba de noche.
El limpiador limpiaba bien,valga la redundancia,pero le resecaba mucho la piel porque un error muy frecuente es creer que por tener acné no hay que hidratar la piel, y no es así, hay que hidratarla pero claro, con productos adecuados. Que le secara la piel no me preocupó tanto porque compramos una hidratante para su tipo de piel y más o menos ese problema se equilibró, pero el acné no se quitaba, y la cremita secaba el grano pero solo conseguía tener un grano seco en una zona totalmente enrojecida, era un producto agresivo que secaba unas partes de la piel y no mejora otra, no sé si me estoy explicando bien, secaba los granos pero el aspecto de la cara era bastante malo.



Los zumos de fruta y verdura nunca han faltado.

Desde que vimos que el acné aumentaba decidimos replantearnos todo el tratamiento por nuestra cuenta y empezamos por la dieta. 
Mi hija, como ya he dicho, comía bastante equilibrado, pero aún se podía mejorar. Eliminamos las grasas, y para eso los guisos los empecé a hacer sin chorizo y con bastantes verduras, quitamos los rebozados, seguimos con los zumos purificantes de los que os he hablado en muchos post y que tomamos desde hace muchísimo, y eliminamos los embutidos, el chocolate y los frutos secos (éstos temporalmente, ya que yo les daba unos pocos a diario porque son saludables).  Y de vez en cuando le daba en ayunas agua con zumo de limón, pero sin abusar.
La leche la empezamos a usar semidesnatada, seguimos con el germen de trigo y la levadura de cerveza, e intentamos beber todo el agua posible e incluso infusiones, las que sirven para adelgazar y para purificar, tomándolas de forma muy moderada ayudan a la piel.
Con estos pequeños cambios su piel mejoró un poco, pero no lo suficiente.
Así que decidimos mejorar aún más la cosa con pequeñas rutinas que a día de hoy mantenemos, cosas muy sencillas pero que a veces no hacemos por ejemplo apartando siempre el pelo de la cara en casa(para ir a clase no quería ir enseñando más los granos pero en casa recogido siempre), y empezamos a lavar el pelo fuera de la ducha para que no le cayese champú(con la grasa que suele tener) por la cara, incluso los días de piscina, se duchaba allí sin pelo y al llegar a casa lavaba la cabeza desde fuera de la ducha y aunque era una pesadez y daba una pereza horrible lavar la cabeza con lo cansada que venía lo hacíamos, y lo cierto es que otro poco mejoró, ya no estaba tan mal como al principio pero seguía teniendo granos.
A base de leer me enteré de que la onagra es un regulador hormonal totalmente natural, así que lo tomamos una temporada y funcionó, pero pasado un tiempo la cosa volvió a estar como estaba, las hormonas son un tema muy de la adolescencia y es complicado controlarlas, eso es mejor para chicas más mayores que están más estabilizadas aunque ayuda, sobretodo para las que tienen reglas irregulares y cosas así que pueden empeorar. 



El pensamiento y la bardana ayudaron muchísimo.

Y leyendo para buscar otra salida descubrí que el pensamiento y la bardana, creo que era la raíz, las dos tomadas juntas, eran muy buenas y he de decir que es cierto, a ella le resultaron aunque ya sabéis que lo natural es lento, pero su piel mejoré mucho y ya no dejamos de tomarlas hasta que se le quitó del todo. Yo usaba unas cápsulas de farmacia, las de la foto, y eran bastante caras porque me duraba un bote unos 10 días, y los botes se compraban de dos en dos, pero el gasto me compensó. Y por si a alguien le interesa he leído que ahora hay unas que ya mezclan directamente el pensamiento y la bardana en una sola cápsula así que seguro que funcionan y sale más barato.
Algo muy común en el acné es tener zonas infectadas, y decidimos tratar siempre la infección de forma un poco más "personalizada.
Entonces, si la piel se veía roja e infectada, intentánbamos paliar esa infección lavando bien la cara con jabón astringente y usando después Agua cutánea Castillo, que es una fórmula magistral que empezaron a hacer en una farmacia de mi ciudad y que ahora venden en muchos sitios. Es para afecciones leves de la piel y lleva muchas cosas, entre ellas alcohol, por eso nosotras la dejábamos para la infección porque no hay que abusar de los productos con alcohol, pero es un buen desinfectante. Y después de echar el agua cutánea, cuando ésta se secaba le poníamos en la zona a tratar un poco de Terramicina, que es una crema antibiótica que calma bastante las infecciones, así que por fuera ya estábamos combatiendo la infección, y para luchar desde dentro le daba perlas de ajo(de farmacia o herboristería) y usaba bastante ajo en la comida, pues es un antibiótico natural,  y os digo que también le funcionó, aunque hay que usar luego mucho colutorio bucal para combatir el olor, aunque supongo que depende de como se tomen, ella se tomaba las perlas de un trago con agua, sin masticar y no olían a nada, la verdad.



El agua cutánea y la terracinima ayudan mucho en casos de infección.

Estos cuidados solo eran para infecciones, y gracias a eso aunque tenía granos la piel no se veía descuidada, era una piel con granos pero no dejada. 
Y para momentos en que la piel no estaba muy mal, el día a día era con el pensamiento y la bardana.
Por otro lado y viendo que internamente poco más se podía hacer decidí mejorar la higiene facial así que compré una sauna facial para hacerle vahos semanales, los hacía con agua y a veces le ponía en el agua manzanilla, o romero, o tomillo, para potenciar los efectos y si no tenéis sauna facial con agua hirviendo y mucho cuidado también podéis hacerlo. Y después del vapor aplicábamos una mascarilla de arcilla verde, y para cerrar los poros esos días en lugar del tónico normal usaba de nuevo el Agua Cutánea Castillo, era un producto que no usaba a diario, solo en infecciones o para la limpieza profunda porque con el alcohol nos eliminaba cualquier impureza extra, que bastante teníamos con el acné, este producto no formaba parte de la rutina, podríamos decir que era un tratamiento de apoyo.
Y la verdad es que con todos estos cuidados la chica mejoró mucho, la piel dejó de verse infectada y poco a poco estaba más saludable pero no lográbamos eliminar del todo el maldito acné, seguía teniendo bastantes granos, no había manera de quitarlos.
En cuastión de hábitos no podíamos cambiar nada más así que solo quedaba probar productos hasta dar con el ideal.
Durante bastante tiempo usamos unos productos de Avene de farmacia y lo cierto es que el primer mes nos resultaron muy bien, pero después la cosa se estancó, es como si la piel, una vez acostumbrada no quisiera avanzar.
Una cosa que quería aclarar es que a la cosmética hay que darle tiempo, nosotras usamos cada producto unos tres meses, antes de ese tiempo no se puede decir que no funciona pues no todos tardan lo mismo en actuar, pero si en ese tiempo no hay mejoría...malo.
Y tras esos productos de Avene usamos muchos, de distintas marcas y precios, de farmacia y de supermercado, podría deciros más de 15 marcas, pero nada, estábamos atascadísimas y aunque la piel en general presentaba mucho mejor aspecto, los granos seguían ahí.

En nuestro caso estos productos terminaron de quitarnos el problema del todo, parecía magia.

Entonces, en un evento y de casualidad contacté con una consultora de la marca Mary Kay y comentándole nuestro problema me dijo que llevara a mi hija a una sesión de prueba de sus productos a ver que tal.
Cuando fuimos confieso que no teníamos esperanza, fuimos más por compromiso que por otra cosa. Y al hablar con la consultora y explicar todo lo que hacíamos para estar bien ella misma dijo que ya no nos quedaba nada por cambiar excepto los productos para la cara, y fue cuando probamos los que ellos venden pensando en que si eso no resultaba ya  habría que pensar en algo más drástico, y yo no quería de momento, si podía evitarlo mejor no tomar nada.
Allí mismo pudo probar los productos, en una sesión para nosotras y realizamos allí mismo la prueba, para saber así sacar más partido a os productos. 
Para empezar debía lavarse la cara con unas toallitas desechables que duraban un mes y que limpiaban la cara en profundidad sin ser agresivas, son toaliitas que mojas con agua, no contienen ningún producto digamos que sustituyen a la esponja, y luego con la cara bien limpia debía usar una muestra del tratamiento que ellos tenían para esos casos.
El tratamiento ofertado era un gel limpiador, un sérum para corregir todo el acné y un tratamiento puntual para poner sobre los granitos, es el que sale en la foto, idéntico, y en la sesión la consultora nos dio una toallita y muestras de tratamiento para unos cuatro días, para usar mañana y noche y si estábamos contentas podíamos ir a comprar el producto. 
Y tengo que decir que en solo 4 días tuve claro que lo iba a comprar, aunque no fue un milagro ni nada así el aspecto de la piel mejoro muchísimo y los granos ya se notaban menos.
 Cuando fui a comprar el producto la chica nos dijo que había varias formas de usarlo, teníamos que ir probando, y nos dio unas pautas para empezar porque la muestra la habíamos usado mañana y noche para saber si le iba bien, sino había alergia y estas cosas, pero ahora ya tocaba tratar de verdad.
Los primeros días mi hija se lavaba la cara mañana y noche con el limpiador y la toallita, y dejaba secar la cara al aire, no se la secaba con nada, ni toalla ni siquiera con papel, al aire.
Una vez seca por la mañana no le hacía nada, solo echar un protector solar alto oilfree para proteger la piel, pues estaba siguiendo un tratamiento y hay que tener cuidado, pero no se trataba con nada que no fuese una buena limpieza.
Por la noche, después de lavar la cara con el mismo gel limpiador debía echarse el sérum y luego el producto puntual en cada uno de los granitos para secarlos y corregir.
 Y solo quedaba esperar, tenía que seguir estas pautas y volver unos diez días después.
Como os decía, ya los primeros días, con la demostración que le hicieron en el local y lo que hicimos en casa, notamos la piel un poco mejor, más uniforme, pero el resultado al cabo de esos diez días fue espectacular. 
Quiero decir que los hábitos alimentarios y de mascarillas siguieron igual, no quise descuidar nada, pero cuando volvimos a la revisión 10 días después la mejoría era evidente.
Esa vez nos dijeron que continuásemos igual y que volviésemos otros 10 días más tarde para cambiar las pautas, y en esa otra revisión decidieron espaciar un poco el uso de productos, ya que parecía otra persona y había que curar buscando siempre evitar el efecto rebote. 
De día seguimos igual, lavado y protector solar, pero de noche se lavaba con el gel limpiador y solo usaba el sérum y el tratamiento puntual un día si y otro no, y al volver a los diez días decidimos espaciar a un día si y dos no porque seguía mejorando.
Dos meses después de empezar el tratamiento y tras ir distanciando el uso de los productos ya era otra persona, prácticamente no tenía granos y la piel tenía mucho mejor aspecto, así que se le cambió ese tratamiento antiacné por un limpiador y una hidratante juvenil que me parece que no existe, no estoy segura, que se llamaba Velocity, y debía usarlo mañana y noche. El día de la mascarilla, que seguimos aplicando para complementar, se lavaba con el gel antiacné y después del agua cutánea Castillo usaba el sérum para no recaer, no es bueno quitar los tratamientos de golpe.
Unos tres meses después del tratamiento ya no había casi rastro del acné, el cambio fue espectacular y ya solo era cuestión de mantener la misma rutina para evitar el efecto rebote.
Durante unos meses más seguimos con el pensamiento y la bardana, con el velocity a diario y con el gel antiacné un día a la semana con la mascarilla.
Cuando terminé los botes del antiacné y del velocity, muchos meses después, ya dejamos los productos Mary Kay, y progresivamente empezamos a usar cosas un poco más naturales, vamos fui introduciendo otras cosas un día si y un día no cuando vi que los productos estaban a punto de acabarse.
A día de hoy ya no tiene acné,nada de nada, aunque vigilamos la comida(es vegetariana así que come muy equilibrado), bebe mucha agua, hace ejercicio, sigue con los zumos, el germen y la levadura y siempre que puede se lava el pelo fuera de la ducha.
Para lavar la cara alternamos jabón Chimbo, jabón de rosa mosqueta y uno de azufre en días en que la piel tiene ese aspecto algo acnéico que no nos gusta nada, ya sea por cuesión hormonal o incluso por nervios(un examen mismamente).
Últimamente usa las toallitas que os dije ayer,pero como complemento, no como modo de limpieza, y se hidrata con cremas oilfree, no usamos una marca fija, vamos cambiando pero siempre buscando productos adecuados( y que no estén testados en animales, of course).
Os tengo que decir que lo único malo de Mary Kay para mí fue el precio,ya que el tratamiento eran ciento y pico euros, pero después,calculando lo que me duró aquel tratamiento y lo que me duraban los de Avene, por ejemplo, me salían mejor los de MaryKay. Los de Avene me costaban entre 13 y 16 euros la limpiadora y otros 13 o 16 el tónico, y me duraba unos 10 días porque era un tamaño pequeño así que era un buen gasto. Y los productos más normales a lo mejor me costaban 20 euros limpiador y tónico pero no servían de nada, y eso ya es tirar el dinero. He leído que ahora los de Mary Kay cuestan mucho menos y además hay otros tamaños así que genial. Si me lee alguna consultora me lo podrá precisar.
Y otra pega para esos productos, ya que soy sincera lo digo todo, es que solo te venden el lote de los 3 y yo recuerdo que terminé el sérum antes que el limpiador y no me lo vendían suelto, eso no me gustó porque no iba a gastarme ciento y pico euros por cosas que ya tenía y no iba a usar, si es cierto que ahora hay un tamaño más pequeño o que tal vez incluso lo vendan suelto, ya es más fácil de solucionar, pero yo de todas formas doy ese dinero por requetebien empleado.
Por cierto, que allí mismo, en el local de Mary Kay le hicieron tiempo después una microdermoabrasión en algunas zonas de la cara y quedó muy bien, la verdad, con una piel aterciopelada y sin rastro de acné, es un tratamiento para después que a ella en concreto le resultó.
Bueno, pues esta es mi experiencia con el acné, y de verdad espero haber ayudado a alguien porque nosotros lo pasamos mal, llegó un momento en que estábamos estancados y ya no había nada que pudiésemos corregir, así que era desesperante porque solo nos quedaba el famoso Roacután, y yo no quería medicarla si podía evitarlo aunque sé que los resultados son buenos y no lo descarté, pero siempre es mejor dejar la medicación como última solución. Y yo en aquel momento al ver que no avanzábamos ya no sabía donde buscar información, por eso quiero compartir mi experiencia, por si le sirve a alguien.
Para resumir y por si alguien quiere saltarse todo ese tocho que he escrito os pongo los tips que nosotros seguimos y que nos resultaron.
-Dieta sana(fuera chocolate, fritos, embutido...)
-Zumos desintoxicantes con verduras en ayunas, agua con limón en ayunas.
-Abundante agua y alguna infusión.
-Ejercicio y vida sana.
-Tomar pensamiento y bardana.
-Si el tema es hormonal tomar perlas de onagra.
-Pelo apartado de la cara siempre, con diadema y moño.
-Si se puede lavar el pelo fuera de la ducha para evitar que champús y siliconas caigan por la cara.
-Higiene facial diaria con productos adecuados.
-Mascarilla semanal, la de arcilla verde va genial.
-Sauna facial semanal.
-En caso de infección tomar perlas de ajo y aplicar terramicina.
-Usar a modo de apoyo Agua Cutánea Castillo.
-Tener suerte con los productos elegidos(Esto es primordial). 
-Cuando eliminemos el acné ir cambiando de productos muy poco a poco para evitar efecto rebote.
-Seguir con los zumos y dieta sana aunque estemos bien.
-Seguir con mascarilla y sauna facial como mantenimiento.
-Usar jabones más suaves.
-No descuidar la limpieza facial.
Con todos esos cuidados hemos logrado resultados, es muy largo y a aveces apetece rendirse, pero este tema es complicado y no queda otra que insistir y no rendirse.
Si alguien me quiere preguntar algo, lo que sea, que me deje un comentario o que use el formulario de contacto porque de verdad que tengo un máster en acné, jejeje, hemos probado tantas cosas que puedo orientar, siempre según mi experiencia y os daré mi opinión más sincera, y para terminar os puedo asegurar que al final todo se resume a lo mismo, alimentación sana, vida sana y acertar con el producto.
Espero  ansiosa vuestros comentarios y muchísimas gracias por leerme. Besinosssss y nos vemos mañana, que los jueves son mis días reflexivos.
Fuente: este post proviene de Pequeños trucos para sobrevivir a la crisis , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: trucos y consejos

Recomendamos