Diario de la negra flor Idea guardada 120 veces
La valoración media de 1004 personas es: Excelente

10 consejos para el cuidado del pelo afro o rizado.

Existe la creencia muy extendida (a la par que falsa) de que, cuanto más rizado es el pelo, menos se puede hacer con él, y que la única opción para domarlo (palabra que odio, ya que sale el tema) es alisarlo con productos químicos.

Como no estoy de acuerdo con estas afirmaciones, en el post de hoy quiero darte algunas ideas y consejos para cuidar el pelo rizado o afro que tal vez puedan ayudarte si te encuentras en ese punto de desesperación en el que no sabes qué hacer con tu pelo.
 
Este artículo va a ser largo, así que coge una tacita de té o café, siéntate en el sofá, y disfruta de la lectura.
 
Aprende a cuidar de tu cabello en su textura natural, sin desrizarlo con química. Así, tendrás un cabello más sano y, sobre todo, estarás cuidando de tu salud.
 
Cada vez hay más mujeres que deciden dejar de alisarse con química y cuidar de su pelo rizado o afro en su textura natural. Es decir, deciden “ser naturales”. Se trata de ser una misma, y de cuidar del cabello tal y como nace de la cabeza.

Dicho esto, vamos a entrar de lleno en los diez consejos para cuidar del pelo afro o rizado.

1. No es difícil cuidarlo. 
Ser natural no es difícil, pero requiere tiempo, y vivimos en una sociedad en la que se quita valor a las cosas que requieren tiempo. En el siguiente vídeo puedes ver más desarrollada mi explicación sobre si es difícil o no ser natural.

 
2. Puedes recuperar tu textura tras mucho tiempo alisando tu cabello.
Se trata de ir cortando, cada cierto tiempo, la parte alisada de tu cabello mientras vas cuidando del pelo natural que te va creciendo. A grandes rasgos, en esto es lo que consiste el proceso denominado Transición. 

Si te van las medidas más drásticas, también puedes hacerte el gran corte o Big Chop, cortando la totalidad de tu pelo alisado y, a partir de ahí, empezar a cuidar de tu pelo tal cual crece de tu cabeza.
 
3. Hay varios tipos de rizo
Existe una carta de cabellos que clasifica el pelo en cuatro grupos, en función de lo liso o rizado que es. La clasificación va del 1 al 4, y dentro de esa numeración, sobre todo en los grupos 3 y 4, hay una subclasificación en tipos A, B y C. Lo verás más claro en esta carta.

Imagen 0


Como cada maestrillo tiene su librillo, yo te diré que, personalmente, no me obsesiono intentando saber qué tipo de pelo tiene cada persona, y te voy a decir por qué: porque hay personas que pueden llegar a tener diferentes tipos de rizos en diferentes partes de la cabeza. Lo que sí te va a ayudar a saber cómo cuidar de tu pelo es su porosidad.
 
4. Es poroso.
La porosidad es la capacidad que tiene el cabello de:

a) Absorber los tratamientos que se le aplican.
b) Retener los tratamientos aplicados.
 
Hay cabellos de porosidad normal; hay cabellos de baja porosidad y hay cabellos de alta porosidad. Muchas veces coincide que, cuanto más rizado es el cabello, más poroso es.

El pelo altamente poroso es aquél que absorbe rápidamente los tratamientos que se le aplican... pero también tiene poca capacidad para retener esos tratamientos. Por eso el pelo altamente poroso necesita cuidados e hidratación constantes.

5. Le gusta el prelavado:
Hazte un baño de aceite media hora (como mínimo) antes de lavarte el pelo. Muchos champús contienen alcohol; el alcohol reseca el pelo, y el pelo rizado, ya es seco de por sí. Eso explica la sensación de sequedad que puedes sentir en tu pelo, según qué champú utilices.

Imagen 0


Hacerte un baño de aceite protege el cabello de la pérdida de aceites naturales que sucede al usar un champú con alcohol. Puedes usar aceite de coco, de argán, aceite de oliva virgen extra o cualquier otro aceite que se te ocurra. 

6. Lávalo por partes:
Secciona tu cabello en cuatro, seis u ocho partes (según lo largo y la abundante que sea tu cabello rizado) y sujétalo con pinzas. Lava cada una de las secciones por separado: la lavas, la aclaras, y la vuelves a sujetar con la pinza. Así reducirás lo enredos y los nudos en tu melena.

7. Tus dedos, el mejor peine.
Desenredar el cabello rizado o afro es muy importante, y hay que hacerlo con mucho cuidado.  Desenreda despacio, primero con los dedos, antes de pasar a usar un peine de dientes anchos para volver a desenredar.

8. Hay peinados que protegen el cabello.
Se llaman estilos protectores. Hablamos de las trenzas, los moños, los twist y los flat twist te ayudarán a proteger tu cabello.

Aquí te dejo un vídeo con el que puedes aprender un peinado con flat twist. Es sencillo y elegante, y te puede servir de inspiración para tus elaborar tus propios peinados.


9. El pelo afro crece
Si alguna vez has oído lo contrario, ignora es afirmación. El pelo crece, la clave está en retener el crecimiento. Llevar a menudo el pelo suelto, rozando con la ropa, chaquetas, atrapándolo por descuido con los bolsos, etc, es algo que estropea el cabello e i incluso lo parte. Recógelo para proteger las puntas y retener su longitud.

Te aseguro que el pelo afro crece. Lo sé por experiencia. Este era mi pelo a principios de 2011. A día de hoy está así.

Imagen 1


10. Le encantan los ingredientes naturales.

Mascarillas con aguacate, plátano, miel, mayonesa, cebolla, ajo, yogur, aceites; enjuagues con vinagre, bicarbonato, infusiones... algunos creen que para cuidar un pelo rizado o afro hay que gastarse un  montón de dinero, y no necesariamente tiene que ser así.

Nuestras abuelas usaban remedios e ingredientes naturales para cuidar de su cabello. Eran verdaderas alquimistas que, en su cocina hacían diferentes preparados para nutrir, hidratar y fortalecer el pelo. Recupera esas tradiciones. Pregunta en tu familia. Si tienes la posibilidad de hablar con tu madre o tus abuelas, seguro que te transmitirán consejos tradicionales y sabiduría para sacarle partido a tu melena.
 
Para finalizar, quiero darte un consejo importantísimo: ten mucho cuidado a la hora de jugar con los medicamentos para hacer que crezca el pelo. Sé de muchas mujeres que rallan aspirinas o pastillas anticonceptivas para que les crezca el pelo. Las pastillas anticonceptivas no deberían tomarse si no son para prevenir embarazos o controlar temas hormonales y siempre bajo la supervisión de un médico. La automedicación es peligrosa y tiene más riesgos que beneficios.
 
El último consejo que te doy es éste: ama tu cabello y trátalo con paciencia. Con el tiempo, verás los resultados.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos