comunidades

Dietas líquidas: tomar agua para bajar de peso rápido

Mucho se habla de las famosas Dietas Líquidas, y es por eso que algunas personas creen que esto sólo se trata de tomar solo agua durante varios días para perder varios kilos de forma muy rápida. Esto no es tan así. Las Dietas Líquidas incluyen algo más que agua, como jugos o infusiones calientes.

Claro está que lo que no se puede hacer es ingerir ningún tipo de alimentos sólidos, aunque existen algunas variantes que permiten comer una o dos veces al día galletas integrales con queso fresco o frutas. También se suelen acompañar con ciertos complementos para adelgazar como la Garcinia Cambogia, el Te Tibetano o la Toronja.

Hay ciertos estudios que demuestran que beber suficiente agua es importante para ayudar a nuestro organismo a quemar grasas. La cantidad exacta dependerá de varios factores pero como regla general debes tomar 2 litros de agua por cada 30 kg de masa corporal.



Cómo hacer una Dieta Líquida

Por otra parte, es importante destacar que las Dietas Líquidas sólo se pueden realizar hasta dos semanas (14 días) de duración, pues el cuerpo si bien pierde peso, tampoco es recomendable pasar más de esta cantidad de días sin ingerir nada sólido.

Lo que se busca con este tipo de dietas es generar un shock de pérdida de peso, que después obviamente se debe mantener. De nada servirá si haces esto durante 15 días y después comes todo lo que tengas enfrente sin tener en cuenta cuánta cantidad de grasas aporta o si es un alimento poco saludable para tu organismo.

Además, debes tener en cuenta que se recomienda no realizar ningún tipo de actividad física durante los días en que realices la dieta, y hasta 3 días después de finalizada, ya que el cuerpo no tiene suficiente vitalidad y fuerza para emprender una actividad física.

Por lo cual, si tienes pensado comenzar el gimnasio o una actividad por parte tuya (salir a correr, andar en bicicleta) pues espera hasta la finalización de la Dieta Líquida.

Qué incluye una Dieta Líquida

En estas Dietas Líquidas puedes consumir líquidos diferentes como leche baja en grasas, leche de almendras o de soja, agua (con o sin gas), infusiones de cualquier tipo pero especialmente té verde o de menta, batidos proteicos como licuados de frutas, yogures descremados o bajos en grasas, café, sopas sin trozos de verduras, legumbres o carnes (es decir, sólo el caldo), y jugos vegetales o de frutas.

Lo ideal es que, antes de comenzar la dieta, planifiques día por día qué líquidos incorporarás. Esto te permitirá estar preparada, comprar lo que necesites para preparar sopas, batidos o proveerte de infusiones, yogures, verduras y frutas. De este modo, evitarás caer en el problema de no tener a mano lo que necesitas y romper la dieta o simplemente no ingerir nada: ninguna de las dos opciones es buena ni favorece a la Dieta Líquida.

Otro consejo es que planifiques la dieta durante 5 o 7 días y vayas observando cómo impacta en tu cuerpo y en tu organismo. Muchas personas se sienten demasiado decaídas o sin fuerzas para nada, por lo cual en estos casos es recomendable no sobrepasar los 7 días de dieta.

Si ves que todo está normal y quieres seguir adelante, puedes luego planificar la dieta durante media semana más (3 o 4 días) o por una semana más completa (5 o 7 días).

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos