comunidades

Charla de Queridas – Episodio 1. Primera parte



¿Te has preguntado qué se siente llevando una cuenta de Instagram a nivel profesional? ¿Te estás planteando empezar un proyecto de divulgación o de activismo o, simplemente de generar contenido relacionado con algún tema en concreto? ¿Sabes que implica gestionar una cuenta en redes sociales con decenas de miles de seguidores?

Si las respuestas a estas preguntas te interesan, quédate, porque entonces este artículo te interesa.

Eugenia Tenenbaum es creadora de contenido, igual que yo. Además es estudiante de Historia del Arte y feminista. Las dos somos muy activas en Instagram, y manejamos audiencias bastante grandes. Su cuenta de Instagram pasa de los cuarenta mil seguidores, igual que lo hacía la mía antes de perderla por el hackeo a principios del pasado mes de septiembre.

Un día de tantos que charlábamos por privado, convinimos que sería muy interesante tener una charla informal para visibilizar lo que implica crear contenidos online de la forma en que lo hacemos. Queríamos tener una conversación en la que pudiésemos hablar frente a  nuestras audiencias. Queríamos contar cómo es gestionar la creación de contenidos —sobre todo cuando se empiezan a gestionar audiencias grandes— con los autocuidados y la salud mental.

Nos propusimos que fuera una conversación desde la honestidad. Se nos hacía necesario hablar de nuestra experiencia tal cual es. Sin dramas, sin victimismo, con naturalidad y transparencia. Sentíamos que hay cantidad de personas que no imaginan lo que hay tras las bambalinas. Muchas personas no alcanzan a imaginar la cantidad de trabajo que hay detrás de una historia de Instagram, un vídeo o una publicación de Instagram en cuanto a planificación y diseño. Las personas personas, por lo general, suelen ver solo el resultado y nada más. De esta conversación por privado surgió la idea de tomarnos el tiempo de poner en foco en este tema a través de esta charla en abierto. De ahí surgió esta Charla de Queridas. Fue hace ya días, y ahora te dejo aquí la grabación.

Tal y como cuenta Eugenia, la idea de tener esta charla surgió a raíz de mi artículo No soy tu activista de confianza, en publico.es. Bueno, en realidad el origen fueron algunos de los comentarios que Eugenia leyó en mi post en Instagram. Estos comentarios eran de personas que hacían determinadas exigencias hacia mi persona. Y estas exigencias no me las encuentro únicamente yo, sino que son habituales en redes sociales. A partir de ahí estuvimos hablando de cuestiones relacionadas con los cuidados que debemos procurarnos. Entre esos cuidados hablamos de:

Rutinas de descanso, meditación y ejercicio.

Establecimiento de límites.

Cuidado de la salud mental y la importancia de la terapia psicológica.

Gestión de la ansiedad y de reacciones violentas.
Además de esto, también estuvimos hablando de cómo gestionar la responsabilidad y las expectativas frente a las demandas ajenas. Este tema es importante porque hay personas que hacen unas proyecciones determinadas en las personas generadoras de contenido y, en base a esas proyecciones, como decía, se crean una expectativas que nada tienen que ver en realidad sobre la creadora de contenido. De ahí surgen malentendidos o frases del estilo del me has decepcionado cuando la creadora de contenido no cumple con las expectativas esperadas. Al hablar de esto, hice referencia a mi relato De focos y pedestales, en el que quise hablar de esta idealización que se hace de las personas con grandes audiencias.

Otro tema que se nos hizo necesario visibilizar fue la monetización de nuestro trabajo, ya que también es una cuestión importante. En muchas ocasiones se demoniza la monetización de nuestros proyectos debido a la cultura de lo gratis sin conciencia de lo que cuesta, en términos de conocimientos, tiempo, experiencia y esfuerzo, generar contenidos que se valoran más si no tienen coste económico. En otros casos, se considera que el activismo no debe ser remunerado, y entonces se nos recrimina cuando informamos de nuestras tarifas. Tema peliagudo. Y es peliagudo porque en ocasiones nos topamos con gente que espera atención personalizada y asesoría sin coste alguno, sin pensar en el hecho de que disponer del tiempo, la atención, la experiencia y los conocimientos de otra persona lleva implícita una contraprestación de algún tipo. Y en este caso, y como no vivimos en sociedades en las que se pueda vivir a base de trueques, hay que poner precio a las cosas, a los servicios y al tiempo. Ahí, de nuevo, aparecen esas expectativas incumplidas.

La charla tuvo lugar en Instagram y dio para mucho. Además de hablar entre nosotras, hubo personas haciendo comentarios interesantes. Nos dimos cuenta de lo importante que resulta hablar de estas cuestiones, porque nos humaniza. A veces da la sensación de que las personas que gestionamos gente con audiencias muy grandes somos gente que ni siente ni padece. En cambio, ahí estamos, gestionando nuestra vida y nuestras redes sociales… como cualquier otra persona, vaya. Por eso considero que en ocasiones hay que hacer recordatorios amables para que la gente no pierda de vista nunca esto. Porque detrás de cada pantalla y de cada cuenta hay una persona con una situación personal y emocional de la que no sabemos absolutamente nada. Por este motivo deberíamos ser más consideradas. Un recurso muy útil, y del que también hablamos durante la charla, fue pensar en lo siguiente antes de mandar un mensaje: ¿si tuviera a esta persona delante, le diría lo que le voy a decir a través de un mensaje?

De momento aquí te dejo la primera parte del primer episodio. El tema era tan interesante que nos tiramos dos horas hablando. La segunda parte te la traeré en las próximas semanas. La charla cuenta con interpretación en LSE (Lengua de Signos Española). Si eres una persona con sordera o con alguna otra discapacidad auditiva no signante y por lo tanto no puedes seguir la interpretación en LSE, pincha aquí para descargarte la transcripción de toda la conversación.



Ah, y prepárate, porque esta solo es la primera de muchas otras charlas de queridas. Eugenia y yo hemos decidido hace poco que intentaremos, en la medida en la que nos sea posible, que la Charla de Queridas sea un encuentro mensual. Definitivamente nos parece muy importante que humanicemos las interacciones en redes sociales, para difundir relaciones más amables, cuidadosas y respetuosas, así que seguiremos generando conversación. Por eso este post se titula Episodio 1, en previsión de que vengan muchos más y los disfrutes.

Espero que esta conversación te sea de utilidad.

Fuente: este post proviene de Diario de la negra flor, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos