Belleza

Blog de francesca Idea guardada 2 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

10 pasos para una piel perfecta


Fuente: Pixabay


La meta de esta rutina es llegar a conseguir una piel equilibrada, hidratada y saludable. Teniendo estas cualidades, ¡nuestra piel será perfecta, de porcelana! Los efectos de la incorporación de estos trucos son casi inmediatos, a la semana notarás como tu piel comienza a mejorar.  Son muchas las celebrities que utilizan esta rutina a diario. Los productos con los que puedes realizar realizar esta rutina son muy asequibles y cómodos de utilizar. ¡Sólo necesitas 10 minutos por la mañana y 10 minutos por la noche para estar radiante!

1. Desmaquillante 

Para que la piel pueda estar correctamente hidratada es necesario retirar de esta toda la suciedad o maquillaje que pueda haber. Es recomendable utilizar un producto a base de aceite. Hay que aplicar el producto dando un ligero masaje, muy importante retirar el producto con agua tras su utilización en el rostro. 

2. Limpiador 

Tras desmaquillar la cara, hay que lavarla con un limpiador. Es recomendable que sea a base de agua para que haga espuma, una manera de aplicarlo es con los dedos. Importante que no quede ningún rastro del producto anterior. 

3. Exfoliación 

Con este paso nos estamos deshaciendo de las impurezas, promueve además la renovación celular. En este caso, este paso es recomendable hacerlo de dos a tres veces a la semana ya que un exceso de exfoliación no es bueno. Comienza utilizando un producto que limpie los puntos negros, ¡notarás la diferencia! 

4. Tónico 

Los tónicos son muy importante en cualquier rutina, tienen una función muy importante: limpian la piel en profundidad. Pero destacan no solo por esto, también hidratan la piel y la protegen. Utilizando un tónico en tu rutina conseguirás el equilibrio perfecto en tu piel, da igual si la tienes grasa, seca o mixta. 

5. Esencia 

Es un producto mucho más concentrado que el tónico, pero más ligero que un suero. Es un producto que tiene como función aumentar la elasticidad y firmeza de la piel. ¡No hay que pasarlo por alto!

6. Suero

Ya hemos dicho que es un producto más pesado que la esencia, pero ¿para qué sirve exactamente? Trata las arrugas, las manchas, el acné, la deshidratación y la opacidad. ¡Además es el mejor producto para iluminar la piel! Tiene muchos beneficios, pero es importante que utilices uno adecuado a tu tipo de piel. La utilización de un suero que no se adecue a tu tipo de piel, tendrá resultados negativos. 

7. Hidratante 

La función que la crema hidratante tiene en esta rutina es de sellador. Nos va a ayudar a sellar todos los productos que hemos utilizado con antelación y también a eliminar la humedad del rostro. Hay muchos tipos de hidrantes con texturas diferentes, desde crema hasta gel. Es importante elegir aquella hidratante con la que nos sintamos cómodas y se adapte a nuestra piel. 

8. Crema de ojos 

Esta zona es una de las más sensibles del rostro, por lo que a la hora de aplicar el producto hay que hacerlo delicadamente. La crema de ojos se aplica utilizando un dedo y dando con este ligeros y suaves toques alrededor del ojo. Evita que el producto entre en los ojos porque los puede irritar. La utilización de una crema de ojos tiene múltiples beneficios, ayuda a reducir la inflamación, las arrugas de la edad y aporta luminosidad a la zona. 


9. Protector solar 

Sí, aunque no vayamos a salir por la noche es importante utilizar el protector solar. ¿Por qué? Los rayos uva emitidos por el sol es uno de los factores que aceleran el envejecimiento y además, pueden provocar cáncer de piel. Es de vital importancia realizar este paso durante las mañanas, por las noches si no queremos hacerlo no pasa nada, pero es recomendable que sí. Durante la noche la piel absorbe el protector otorgando una protección extra, destacar que las pantallas de los ordenadores o televisores también emiten rayos uva y de esta manera también nos estamos protegiendo cuando estemos en casa. Recordar que el protector solar no se aplica justo antes de que nos vaya a llegar el sol, necesita tiempo para asentarse. 

10. Sheet Mask 

Este paso lo puedes realizar al final, después del protector solar o antes de la hidratante. Esto último es a elección propia dependiendo de lo que sea más cómodo. Este tipo de mascarillas son ideales para hidratar la piel porque al ser el material de algodón no permiten que el producto se evapore y la piel, por tanto, lo absorberá mejor. Hay muchos tipos de sheet mask, con aloe vera, con vitamina D, de frutos rojos, rosa mosqueta... es recomendable elegir un tipo de sheet mask adecuado para el resultado que queremos. Destacar que también hay sheet masks para la zona de las ojeras, estas tiene muchos beneficios y ayuda a reducirlas considerablemente. 



Hay muchos mitos que dicen que el 'layering' de productos faciales no es bueno porque no termina el anterior de asentarse en el rostro cuando ya estamos utilizando el siguiente, pero ¡en este caso no es así! Esta rutina está diseñada para sacar el máximo provecho de cada producto, al principio puede costar saber qué paso va primero y cuál después. Pero una vez te acostumbras, la podrás realizar dos veces al día tardando cada vez 10 minutos. ¡Anímate a probarla, notarás la diferencia! 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Recomendamos

¡No te pierdas nuestra selección diaria!

Suscríbete y recibirás en tu correo nuestras mejores ideas

Suscríbete ahora