comunidades

Disneyland París y yo cumplimos 30 años



¡Este ha sido el mejor cumpleaños de mi vida!

Cuando me enteré de que Disneyland París celebraba este año su 30 aniversario no dudé ni un momento en que tenía que ir a celebrar allí mis 30 años. Sentía que era una fecha especial, única e irrepetible y que tenía que hacer algo memorable que recordara el resto de mi vida. Así que Mr. Preppy y yo hicimos nuestras maletas y volamos hasta la capital francesa para crear recuerdos mágicos.

Nos fuimos a principios de julio y cogimos entradas para 3 días en los 2 parques temáticos de Disney. Hoy comparto con vosotros nuestro DÍA 1, en el que nos centramos en las atracciones y en disfrutar del parque Disneyland (el original, el del castillo). No solo os cuento nuestra experiencia sino que os voy dando pinceladas de información útil si también pensáis en visitar Disney algún día.







Para disfrutar de Disneyland no hay que ser un niño. Es más, un niño no conoce todas las referencias del parque. Son muchísimas películas y cada rincón está diseñado al detalle. Y cuando digo "cada rincón" no es una exageración. ¡Hasta el suelo tiene detalles! Es una experiencia que se vive con todos los sentidos, puesto que está repleto de olores, sonidos, colores, texturas... Todo es importante.

Se esmeran muchísimo en que cada visita sea mágica. Nada debe estar al azar ni ser mediocre. Y por supuesto que lo consiguen. El recuerdo que nos llevamos es absolutamente inmejorable. Nos divertimos y nos emocionamos a partes iguales. Todo es precioso, lleno de recovecos de cuentos y de guiños para los más observadores.

Los animatronics son muy buenos y el ambiente está muy logrado. Los espectáculos son una maravilla. No paras de aplaudir desde el principio hasta el final. Sé que lo voy a estar repitiendo mucho, pero es que es verdad.







Nuestra experiencia completa


Cogimos entradas para 3 días, 2 parques, y nos organizamos de tal manera para dedicar el primer día a Disneyland hasta la hora de cierre, el segundo a Walt Disney Studios, que es más pequeño y cierra antes, y el último a volvernos a montar en lo que nos hubiera gustado y terminar de verlo todo.

He tomado la decisión de hacer un post con toda la información completa (aunque aquí voy a ir dejando cositas) en lugar de ir por partes y hacer este muy largo. En ese post hablaré de: horarios, precios, personajes, atracciones, consejos... Así que lo tendréis todo en una misma entrada para más facilidad, no os preocupéis.

Empezaré diciendo que no era mi primera vez en Disneyland París. Estuve con 13 años en un viaje juvenil organizado con monitores. En su día me encantó, pero no terminé de irme con un buen recuerdo por cosas que no comentaré por aquí. Esta vez ya sabía cómo era el parque, qué partes tenía y qué quería hacer exactamente.

Supongo que vuestra primera duda es: ¿se puede ver todo en un día? Y mi respuesta es clara y concisa: no. Ni lo sueñes. Nosotros en 3 días no lo vimos todo. ¿Por qué? Porque se solapan los horarios de espectáculos y aparición de personajes al mismo tiempo que hay colas en las que puedes estar hasta 120 minutos. No puedes estar en todas partes a la vez.



Para poder sacarle todo el jugo a nuestra visita decidimos dedicar el DÍA 1 no solo a recorrer Disneyland de arriba abajo sino a montar en todas las atracciones del Disney Premier Access.

¿Qué es Premier Access? La cola rápida. Sé que vuestra pregunta es la siguiente: ¿merece la pena? Y mi respuesta vuelve a ser clara y concisa: sí. Merece cada euro, peeeero con matices. Nosotros compramos el ultimate que da acceso a todas las atracciones disponibles con Premier Access, pero se puede comprar de forma individual para una atracción determinada. Cuando lo compramos pensamos que era para todas las atracciones, pero no, creo que hay unas 12 entre los dos parques. También pensamos que podíamos montar varias veces y no, solo se puede una vez. Entre eso y tener en cuenta que no nos pudimos montar en todas, nos habría salido más rentable comprar el pase individualmente. Aun así, nos mereció mucho la pena porque las colas eran MUY largas y hacía MUCHO calor.

Como el pase solo es para un día, hicimos maratón de atracciones con Premier Access dejando un poco de lado las demás. Esto significó tener que ir al otro parque para montarnos rápidamente en las de allí, aunque el parque lo visitamos más tranquilamente al día siguiente.



Nuestro primer día fue el martes y estaba el parque a reventar. Lo primero que hicimos fue ir a comprarnos unas orejitas porque eso es LEY. Bueno, porque me empeñé yo y punto. Justo cuando salíamos de la tienda empezaba el desfile especial por el 30 aniversario y nos lo topamos justo delante. ¡Fue un momento super divertido!



Después ya sí que continuamos la visita y compramos el pase rápido. Empezamos el recorrido por Discoveryland porque mi mejor recuerdo del parque era Space Mountain. Ya no se llama así y ahora es de Star Wars, que a mí ni me va ni me viene, pero tenía unas ganas locas de volver a vivir la experiencia. En esta zona del parque casi todas las atracciones tienen Premier Access, así que la vimos al dedillo.

De ahí pasamos a la mejor zona de todas: Fantasyland, la tierra de las princesas y los cuentos de hadas. Allí todo es absolutamente mágico. Cada pequeño rincón es precioso y maravilloso. Visitamos el castillo por dentro y vimos al dragón. Yo ya lo había visto de pequeña pero aun así me impresionó: los animatronics son una pasada. Han mejorado muchísimo en estos años y eso hace que cada momento sea espectacular.

En esta zona solo hay una atracción con pase rápido y es la de Peter Pan. Preciosa. A Mr. Preppy le fascinó. El resto de atracciones las visitamos más adelante.





Allí nos dio la hora de comer y decidimos ir a uno de los restaurantes del parque. Pensábamos que cada restaurante tenía una carta con diversas opciones y que lo que cambiaba era la decoración y la temática, pero no. Esto es importante: cada restaurante se especializa en una cosa (nuggets, perritos, barbacoa, pizza...) y la carta es muy escasa con el fin de ir más rápido. Como no lo sabíamos entramos en uno que nos pareció bonito: Toad Hall Restaurant, cuyo plato estrella era fish and chips. Ya, sé lo que estáis pensando... Al menos comimos.

De allí continuamos hacia Adventureland. Nos perdimos entre los pasadizos y las grutas pirata, saltamos en el puente suspendido y nos refrescamos con el agua de la cascada. ¡Fue divertidísimo! Allí la atracción con Premier Access era la de Indiana Jones, pero en esa me tuve que montar yo sola porque a Mr. Preppy no le gusta que le torturen. A mí todo esto me encanta, así que obviamente me subí a todo.



Por último, nos fuimos directos a Frontierland para montarnos en el tren de la mina. Bueno, se llama X, pero yo lo llamo así. Mr. Preppy aún se está pensando si le gustó o no. Lo que sí le fascinó fue la ambientación de absolutamente todo. Hasta las zonas de cola le parecían geniales. Y es que Disney no deja nada a la mediocridad.

Finalizamos la zona con una visita a la familia Ravenswood y su mansión encantada. Dejadme deciros que yo soy una persona muy miedica. Me he asustado y traumatizado hasta con capítulos de Los Simpsons. Y os puedo asegurar que NO da miedo. Es ese tipo de "terror" que no asusta, el ambiente que crean películas como Monster house, Pesadilla antes de Navidad o El retorno de las brujas. Vamos, que se puede montar cualquiera. A mí me recuerda muchísimo a La novia cadáver.

Me fascinó la historia de Frontierland. Es la única zona que no representa ninguna película Disney, pero tiene toda una narrativa detrás y está tan hilado que es impresionante. El barco, la casa, los restaurantes... No os la voy a contar porque es larguito, pero leedlo si algún día visitáis el parque.

Después de dar una vuelta a todo el parque, nos fuimos corriendo al otro parque con el único propósito de montarnos en las atracciones con pase rápido porque ya lo habíamos pagado. Nos encantaron, por cierto, especialmente la de Ratatuoille. En este otro parque está la nueva zona de los Vengadores, pero aún no estaba abierta.

Volvimos a Disneyland ya mucho más tranquilos y relajados. Las atracciones que nos quedaban no tenían ya pase rápido, así que saqué la app del parque para ver los tiempos de espera. Como ya atardecía aprovechamos para sacar mejores fotos con el castillo y para recorrer tranquilamente el laberinto de Alicia. ¡Por cierto! Hablando de Alicia: ¡nos la encontramos y nos hicimos una foto con ella! No era nuestra prioridad visitar a los personajes, pero estaba ahí, casi no había cola y nos hizo muy felices.



Con respecto a esto último tengo que hacer aclaraciones e ir por partes:

Primero, ¿merece la pena descargar la app de Disneyland? Sí, sí, sí y mil veces sí. En la app os viene cuánto tiempo de espera hay en cada cola, tiene navegador para ir de un sitio a otro, aparecen los horarios de todo, se pueden hacer compras y reservas rápidamente. Imprescindible.

Segundo, el tema fotos no es precisamente idílico. Nosotros fuimos en julio, lo que significa mucho calor y mucho sol. Las fotos no quedan bien hasta el atardecer, por lo que os recomiendo esperar a que baje el sol para hacer fotos bonitas. Por otro lado, hay mucha gente en todas partes. No vais a conseguir fotazas sin que se cuele un random con ropa chillona por el medio. Bajad vuestras expectativas en cuanto a esto, es un consejo amistoso.

Por último, los personajes Disney aparecen en un horario fijo en un lugar concreto (info en la app) y hay que hacer cola -al sol-. Recordad que os he dicho que se solapan. Nosotros decidimos dejar para otro día las fotos con personajes y los espectáculos, por eso no estoy hablando de ello en este post y ya os comentaré en futuros posts.







Llegados a este punto solos nos quedaba buscar un buen sitio para cenar y esperar al espectáculo nocturno. Súper consejito: coged comida para llevar y esperar sentados en un buen sitio a que empiece el espectáculo nocturno. Nosotros fuimos al restaurante Caseys Corner, que está en Main Street USA, tiene temática baseball y vende perritos. Nos sentamos con nuestra comida en el suelo a esperar. Primero os cuento sobre el espectáculo y luego os digo nuestra experiencia real.

El espectáculo nocturno de Disneyland es lo mejor del parque. Es absolutamente espectacular, valga la redundancia. Mezcla pirotecnia con música y proyecciones en el castillo. Como el parque celebra sus 30 años, había dos espectáculos diferentes: Disney D-Light y Disney Illuminations.

Disney D-Light es un espectáculo de luces con drones al ritmo de la canción del aniversario Un munde qui silumine. Precioso. Disney Illuminations es el clásico show nocturno de toda la vida con fuegos artificiales y proyecciones. Una maravilla.

Nuestra experiencia el primer día, sin embargo, fue decepcionante. Mr. Preppy aún vio algo porque es alto, pero yo apenas nada. Entre la gente, sus móviles, los niños a hombros y yo que soy bajita, pues... Pero eso no nos desanimó porque teníamos más días para organizarnos mejor y encontrar mejor sitio (spoiler: ¡¡¡¡lo conseguimos!!!!).

Mickey nos esperaba a la salida del parque para decirnos adiós y darnos las buenas noches. Tiene que ser una pasada ver todo desde sus ojos por un ratito, ¿verdad? Las caras de ilusión de los más pequeños al verte llegar y que te traten como una superestrella.





El balance que hicimos de este día fue muy positivo, pero mejorable. Lo bueno era que habíamos aprendido que nuestros errores y que los días siguientes íbamos a ir a por todas. Nuestro viaje fue in crescendo en todos los sentidos. ¡Y lo prefiero así!

Mi outfit


Hablo, por último, del look que llevé. Quería ir cómoda y fresquita en todo momento, así que opté por shorts, top y sneakers. Lo agradecí porque andamos muchísimo y hacía un calor horroroso. De hecho, seguía haciendo calor a las 23.00.

Elegí estos shorts de cuadros vichy de Zara a juego con el crop top rosa con mangas abullonadas y lazada en la espalda. ¿Lo hice porque quería ir como una princesita a mi primer día en Disney? Ni confirmo ni desmiento. Vale, confirmo. Quería ir cómoda pero también tener fotos bonitas.







Shorts: Zara (¡rebajados!) // Top: Zara (agotado) // Sneakers: Converse

Fotos: Manuel Laya / Luxmantica Photos

Fuente: este post proviene de Preppy Paula, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Una de las razones por las que me encanta la Navidad es porque puedo llevar tartán non stop. En blusas, en vestidos, en complementos, en zapatos... Y a todo el mundo le parece bien porque ¡es Navidad! ...

Me encanta el estilo preppy todo el año, pero en Navidad me vuelvo aún más preppier, si es que ese concepto existe. Entre el tartán, los lazos, los jerséis... Soy inmensamente feliz. Por eso encontrar ...

Comunicamos oficialmente desde las oficinas centrales de Preppypaula.com que en este pequeño rincón de Internet se inaugura la época navideña y el contenido compartido a partir de este momento tendrá ...

Para hoy tenía planeado subir una sesión de fotos que ya tenía hecha, pero he querido cambiar el planning para ofrecer un post que pueda interesaros más y queráis leer si estáis más aburridos. Estoy c ...

Recomendamos