Cómo trabajar una relación espiritual verdadera.



Relación espiritual/ En el trabajo de crecimiento interior, un autor de cabecera que recomiendo es Deepak Chopra. Sus libros y meditaciones han sido pilar en el cambio de conciencia y trabajo interior de muchos. Uno de los tantos temas abordados por Chopra es el trabajo de elevación de conciencia y crecimiento espiritual en la pareja. Hoy dedico este artículo a compartirles las sugerencias de Deepak Chopra para aquellas relaciones que desean manifestar estadios superiores en su relación.

Encontrar el amor y la aceptación puede convertirse en un desafío difícil, cuando de relaciones importantes en nuestras vidas se trata. La búsqueda de  amor y aceptación es de  lo más difícil de lograr porque todos los seres humanos tenemos nuestra sombra. Es precisamente ese nuestro  lado no amoroso; esa manera propia terca de hacer las cosas, las que nos trae sentimientos encontrados en nuestras interacciones con los demás, así es en realidad.

Si lo anterior es un reto, el subir un paso más y lograr una relación espiritual es aún más desafiante. Las cosas que las personas buscan en una relación espiritual suelen ser cumplidas, no por alguien más, sino solo por Dios o lo que es más universal por  AMOR. Dios que es Amor, otorga cosas tales como la gracia, el perdón, el amor incondicional, el éxtasis puro, la redención y la salvación. ¿Realmente puedes esperar algo así de la persona que se sienta frente a ti en el desayuno?

Sin embargo, hoy en día hay millones de personas que han despertado  al  camino espiritual, y es natural que ese viaje lo deseen hacer con un par,  generalmente un cónyuge, pareja, amigo cercano o miembro de la familia. Les comento algo sobre esta aspiración y lo que implica. Luego estarás list@ para hacer un juicio realista sobre cómo relacionarse espiritualmente con alguien cuyos rasgos positivos y negativos son compatibles y se acomodan a los suyos.

Deepak Chopra apunta los siguientes puntos de vista:

El ego y los niveles de relaciones sin ego

En la vida cotidiana, las relaciones se basan en el ego individual, el “yo” con su flujo de demandas, gustos y disgustos, recuerdos personales y condicionamiento, etc. La personalidad del ego se basa en el interés propio. Quiere más placer y menos dolor. Quiere su propio camino, no el de otra persona. Anhela satisfacción a través del apetito, el poder, el estado y los logros. Al ver el “yo” y su agenda, debe reconocer que la personalidad del ego no es el vehículo adecuado para lograr una relación espiritual.

Afortunadamente, hay otro nivel de relación que no tiene ego. Lo experimentas dos veces en tu vida, generalmente, primero cuando eras un niño muy pequeño y segundo cuando te relacionas con tus propios hijos pequeños. En esta relación, suspendes las demandas de interés propio. Experimenta una variedad de cosas desconocidas para el ego, como deleite inocente, amor desinteresado, confianza, intimidad, un deseo de apreciar al otro y pura alegría en la existencia de otra persona. Dos seres se fusionan en completa aceptación el uno del otro.

¿Pueden surgir estas cualidades en una relación entre dos adultos? Implicaría dejar voluntariamente tu ego de lado, algo perfectamente posible de hacer. Hay momentos en una relación amorosa donde ocurren experiencias sin ego, por supuesto. Las cualidades espirituales como la confianza, la intimidad y el deseo de apreciar a otra persona son parte de cómo te relacionas en privado con tus seres queridos en lugar de cómo te relacionas con el mundo público exterior. Pero inevitablemente el ego entra. “Mi camino” conduce a un choque con “tu camino”, y alguien tiene que ceder, lo que genera tensión, estrés, argumentos y resentimiento con el tiempo.

Entonces, la verdadera pregunta es cómo vivir sin esta división entre egoístas y desinteresados. Las relaciones cotidianas deben contener un elemento de lo egoísta; las relaciones espirituales son tan desinteresadas como su relación con un niño pequeño, ese es el ideal, al menos.

Una relación espiritual comienza contigo

El camino hacia una relación espiritual depende de una cosa que puede ser una sorpresa. La otra persona es irrelevante. Todo depende de ti porque cómo te relacionas contigo mismo determina cuán espiritual eres para con los demás. Regresa al amor puro y al deleite inocente que encuentras con los niños. No se espera nada de ellos. Es suficiente que exista un niño; no les exiges que te den lo que quieres. Por lo tanto, no hay agenda del ego involucrada. Ahora mírate a ti mism@. ¿Aceptas y te amas a ti mismo simplemente porque existes?

No quiero que respondas  sí o no. Todos experimentan momentos en los que estar aquí es suficiente. Sientes paz interior, satisfacción y aceptación sin siquiera pensarlo. ¿Dónde surge este estado desinteresado? Por extraño que parezca, en un sueño profundo. Cuando la actividad inquieta de la mente y la agenda incesante del ego se apagan, lo que queda es pura conciencia.

Es probable que seas escéptic@ a esta afirmación porque el sueño profundo no tiene experiencia personal. Sin embargo, lo que es bien cierto es que después de un sueño profundo, despertamos renovados,  manteniendo ese efecto de paz y satisfacción propiciado por el sueño durante todo el día. Te hago mención de este ejemplo, para demostrar  que todos hemos  viajado al estado desinteresado de la conciencia pura muchas, muchas veces. La pregunta es ¿Cómo alcanzar el mismo estado de integridad mientras estamos despiertos?

Relación espiritual


 Usando la meditación para acceder a la conciencia pura

Aquí es donde entra la meditación a dar su aporte. Mientras meditas, no duermes. En cambio, te relacionas contigo mism@ sin una agenda. Entras para encontrarte con el estado desinteresado, que no está en blanco o vacío. Es el punto de encuentro donde la existencia y la conciencia son suficientes. En la meditación, a medida que la práctica madura, la agenda del ego se vuelve cada vez más inútil. “Si soy suficiente en mí mismo, no tengo que exigirle a nadie ni a nada más”.

Una vez que te relacionas contigo mism@ sin ego, es natural y fácil relacionarte con otra persona de la misma manera. Invitas a la otra persona a tu propia plenitud y satisfacción. Es todo lo contrario de necesitar a otra persona para que llenes tus vacíos e inseguridades. “Me completas” es una fantasía de la personalidad del ego. En verdad, la conciencia te completa, tu misma existencia te completa a ti.

Esa es la visión a desarrollar si deseas manifestar  una relación espiritual porque, después de décadas de condicionamiento de ese lugar “Yo, yo y lo mío” al frente y al centro, lleva tiempo deshacer todo el condicionamiento. La mitad del viaje está llena de una mezcla de experiencias egoístas y desinteresadas. Esto mantiene el camino vivo y activo en lugar de estático y aburrido.

Las experiencias egoístas exponen las áreas donde aún necesita despertar a tu verdadera naturaleza. Eventualmente, sin embargo, preferirás relacionarte contigo mismo de una manera simple y sin complicaciones que indique tu estado de autoaceptación, y esto abre la puerta a una verdadera relación espiritual, primero contigo mismo y luego con cualquiera que desee compartir ese estado de integridad.

Fuente: este post proviene de clickmujer, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

4 ideas de floreros para tu casa DIY

Tener un arreglo floreros en casa es una excelente alternativa para darle un toque muy chic y especial en tu hogar, y mucho mejor si lo puedes hacer tú misma y ahorrar algunos dólares. Tener flores en ...

11 películas de San Valentín

Para la mayoría de las personas en estos días de San Valentín son un poco complicados porque llegan emociones encontradas. Si estás en una relación, existe la presión de hacer que el día sea ridículam ...

Recomendamos