comunidades

Mi tratamiento con isotretinoína

Hola!!

Hace días que redacté el post, pero aún lo lo he publicado (muy mal, Julia). Sé que no es excusa, pero estoy tratando de adaptarme a mis nuevos horarios. Y es que como os comenté en la entrada anterior, tengo muchos planes. Ahora mismo estoy yendo de lunes a jueves a dar clases en áritas y los viernes al ropero, tambien de Cáritas. Ya he colaborado anteriormente y la verdad es que son gente muy agradable. Además, necesito salir de casa todos los días y con esto ya tengo una excusa.

Volviendo al post de hoy...

En anteriores entradas os he hablado de los productos que utilizo para contrarrestar los efectos de la medicación para el acné y os he subido alguna foto de la evolución (tengo pendiente publicar una de como tengo la piel ahora mismo). Ha habido gente que ha confundido los productos de rehidratación de la piel con el tratamiento. Y no, no es la crema lo que me trata el acné. Es "la pastillita mágica".

Hoy os voy a hablar del tratamiento en sí. Se trata de un medicamento llamado isotretinoína, muy conocido bajo el nombre de Roacután. Se utiliza en casos muy severos de acné o cuando no responde a otros tratamientos (cremas, antibióticos, etc.)

Os pongo en antecedentes: empecé a tener acné con doce años. Me salieron los típicos granitos en la frente y nariz. Fue evolucionando (y empeorando) a lo largo de los años, también me salió en la espalda, y ahora lo tengo en las mejillas y la barbilla. No os puedo enseñar fotos porque están todas retocadas.

Empecé con cremas. Recuerdo que una me fue bien. Duac gel se llama. Me dejó la cara limpia. Pero esta crema tenía un pero. Una noche no me la eché (tras meses de uso contínuo) porque al día siguiente me levantaba con prisas y era un engorro quitarme la crema. Me salieron dos granos (sí, ¡por una noche!).
Después, el dermatólogo me recetó antibióticos, pero no conseguimos mucho. Me recomendó ir al ginecólogo y allí fui. Me receto una píldora anticonceptiva muy potente (Diane 35), que me dejó la cara limpia. Pero me mandó hacer un descanso de tres meses. y volvió a aparecer el acné. Volví al ginecólogo, pero esta vez me tocó otro (cosas de la Seguridad Social) y no me quiso recetar esa. Me recetó una más suave (Liofora diario) y tenía granitos, aunque no tantos. Con sesiones de limpieza de cutis, los iba manteniendo, más o menos. La estuve tomando hasta el año pasado.

El año pasado, en Semana Santa, empezó a dolerme una pierna y no la podía apoyar. Fui por urgencias y me dieron ibubrofeno. Días después me costaba respirar y me dolía el pecho. Mi madre me volvió a llevar a urgencias, y le comentamos al médico también lo del dolor en la pierna. Tras varios análisis de sangre y un TAC confirmaron lo que ya sabían. Tenía una embolia pulmonar. Me empezó con un trombo en la pierna (de ahí el dolor) y me subió al pulmón. Dos días en la UCI (estuve consciente todo el tiempo) y después me subieron a neumología. Con inyecciones de heparina me redujeron el trombo y me mandaron para casa. Estuve cuatro meses tomando anticoagulantes orales. No me quedó ninguna secuela, pero no puedo volver a tomar la píldora en la vida. Os cuento esto para que estéis atentas las que tomáis la píldora. No, no creo que os pase, pero nunca sobra reconocer los síntomas.

El caso es que ya no tomaba nada. Volví al dermatólogo y me recetó isotretinoína. Una cosa importante que debéis sabes, concretamente las mujeres, es que este medicamento es imcompatible con el embarazo y con dar el pecho. Es más, hay que esperar un mes desde que lo dejas para poder quedarte embarazada.

Os voy a explicar como fue el proceso. Normalmente, cuando se toma este tratamiento, también se toma la píldora anticonceptiva. En mi caso no, por lo que os acabo de comentar. Lo primero fue hacerme unos análisis de sangre y orina. Este medicamento también puede subir el azúcar en sangre, colesterol y triglicéridos, por lo que hay que hacerse análisis de forma regular. Una vez el dermatólogo vio que mi analítica era normal, y lo más importante, no estaba embarazada, me mandó a la farmacia del hospital a que me activaran el medicamento. No os comenté, pero tuve que firmar un consentimiento para que me lo pudiera recetar.

PD: No busquéis información en Internet sobre este tratamiento. Todo el mundo dice que es lo peor y da aún mas miedo lo que lees por Internet que leer el prospecto del medicamento.

Después de soltaros todo este rollo, vamos al tratamiento en sí. Se trata de unas cápsulas blandas de 20 mg, que tomo con la comida al mediodía. Decir que mi dosis es menor a la mínima, porque tomo otra medicación.

Este medicamento es muy conocido como Roacután. Sin embargo, puede tener muchos nombres. En mi caso, me recetaron Isdiben (de Isdin). La presentación es una caja verde con los blisters de color blanco. Las cápsulas son bicolor, amarillo y rojo, y ponen I 20. Son muy duras cuando las sacas del blíster, pero cuando las pillo del pastilero son muy blanditas.




Os voy a contar mi experiencia con el tratamiento. Os recuerdo que mi dosis es menor a la mínima que me corresponde, lo que también puede influir.

Casi al mes de empezar a tomármelo, noté resultados, pero la deshidratación que acompaña a este tratamiento vino cuando llevaba una semana tomándolo. Por recomendación del dermatólogo, empecé a usar la gama Acniben Repair desde el día uno, así que la deshidratación en ningún momento ha sido severa. Es más, aplicando la crema hidratante mañana y noche, noto la piel más hidratada que antes del tratamiento.

Los labios son uno de los mayores problemas. Aquí sí que os digo que tengo que estar con el bálsamo labial en la mano. Necesito reponerlo cada poco tiempo para evitar tener los labios agrietados.
Otro gran efecto secundario es el sangrado de nariz. Casi cada dia me sangra la nariz a chorro. Es normal, lo indican como efecto secundario en el prospecto (debo de ser la única que se los lee).

Por supuesto, cada vez que sales a la calle debes llevar un fotoprotector muy alto, puesto que el tratamiento es fotosensibilizante (he de decir que a veces me he olvidado y no me he quemado).
Me han hecho varias analíticas, todo ha salido normal (en la última tenía los triglicéridos un pelín altos, pero nada grave).

Mi conclusión después de este pedazo de rollo es que no es para tanto, no hay que tenerle miedo. Es importante mantener la piel hidratada y tener siempre un bálsamo labial a mano. El efecto secundario más engorroso es el sangrado de nariz, pero te acabas acostumbrando. Te harán analíticas de manera frecuente para controlar que todo está correcto y que no te quedes embarazada.

Los resultados son espectaculares. Mi piel ha mejorado mucho, incluso alguna marca se ha empezado a difuminar.

Un besazo enorme y gracias por leerme!! :)

Fuente: este post proviene de El Rincón de la Gatita Presumida, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Nivea Bajo la ducha

Hola!! Esta semana estoy muy liada con el instituto. Ayer hice una recuperación y el viernes tengo un examen. Pero aún así, he querido sacar un huequito para el post semanal. Quién me conoce, sabe que ...

Recomendamos